LA SENDA

© Carmela Rufanges   –   COMENTAR en ‘entradas recientes’ o ‘archivos’

Colgarse de caminos, pasajes y paisajes, es como mecer el corazón.

Brazos amorosos tan llenos de verdad que tienen la cualidad de inventarse sentidos y descorchar la primitiva necesidad de envolvernos y enredarnos en su silenciosa simplicidad. Es pura codicia de autenticidad, lo sé…pero su carencia de condiciones y su altruismo despojado de la tan innecesaria practicidad, es una suave exhalación de aire fresco, que descongestiona y gestiona cerebros preñados de cotidianos contratos de acumulación.  

Caminar de su mano nos refleja en un autorretrato de inexorable realidad, sin juzgar ni catalogar, una respiración profunda de libertad y vida.

Permítenos que sigamos colgándonos de tus fornidos brazos de corteza y savia. Danos tu consentimiento para que auscultemos tu canturreo de hojas susurrantes y así ovacionemos la perpetua orquesta de ramas, que balanceadas por el suave viento que esparce aromas de una inminente primavera, nos coagule la incertidumbre y nos inunde de provocador y turbulento regocijo.

Todo lo que evoca se funde intangible en nosotros y es precisamente esa abstracción la que lo hace real y presente. Sólo las manos que se atreven a rozar la aterciopelada rugosidad de la piel de sus ramas sudorosas de vida, llevan el tatuaje invisible que nos legitima como LIBRES.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.