LA PUERTA

© Carmela Rufanges – COMENTAR en ‘entradas recientes’ o ‘archivos’

Las puertas y los arboles siempre han sido una inspiración para mi. Los dibujo y los escribo por necesidad creativa, sin esperar compensación…por puro placer. Una estupidez más parecida a un TOC que a un requisito existencial, ¿pero quien soy yo para juzgarme?

Las posibilidades que desprenden las puertas cerradas son infinitas. En mi mente proponen un cambalache de artesanía con perpetuas maneras de interpretación, de desarrollo. Imaginación con picaporte a la espera de que el universo se alinee y me conceda permiso para traspasarlas.

Soy de lengua sincera, mirada intensa, piernas inquietas y labios acostumbrados a besar lo que más quiero.

No puedo dejar mi mente en paz, porque mi paz depende de la dinámica del movimiento. Me gustaría superar lo novelesco y arrebatado de mis acciones, pero no puedo evitar que este comportamiento me defina, es más, me crea una silueta imaginaria de un metal noble a prueba de injusticias, que yo me encargo de reforzar día a día, momento a momento, decepción a decepción, reconciliación a reconciliación.

Me cuestiono y me quiero a partes iguales, pero siempre conmigo. Superarme, reírme de mí misma y darme el SI QUIERO delante y detrás de cada puerta me proporciona felicidad.

Que nadie espere que el tejido vivo de mi vena aorta se detenga por los rodillazos de la vida. Que no esperen que huya, que no esperen que huyamos,

Estamos presentes, más repletos de presencia que nunca.

AGUJERO «IN» finito

© Carmela Rufanges – COMENTAR en ‘entradas recientes’ o ‘archivos’

Todos los días vivimos situaciones brillantes que nos pasan desapercibidas, porque preferimos obviar a aceptar, haciendo «IN»visible el talento de los olvidados.

Obcecados lo intentan una y otra vez hasta sucumbir a la afilada evidencia de que la simbólica flecha azucarada que nos venden, se transforma en el hacha de un cupido con mala salud y mofletes huesudos, con el único objetivo de destruir autoestimas. Este plan está abocado al fracaso conmigo, contigo. Hay que ignorarlo con desprecio y continuar con la gran sonrisa que provoca una explosión de película a tus espaldas, un estallido regenerador que destruye la causa y la convierte en oportunidad.

 Y ahí están, aquí estamos, humanos con género, no importa cual, generalmente generosos, dispuestos a seguir luchando por un sueño, rompiendo barreras para erradicar de las palabras el prefijo negativo “IN” y hacer la mágica conversión, …justicia, …decencia…fidelidad, y la más importante…felicidad.

F”IN”

FLAVIA y la realidad de sus AUSENTES

© Carmela Rufanges – COMENTAR en ‘entradas recientes’ o ‘archivos’

¿Que puedo contar de Flavia?, novela repleta de contradictorias emociones y de amor incondicional. Dedicada a mi madre, nada menos, nada más.

La ausencia más dañina es la que está presente en cada uno de los pequeños cajones que conforman la complejidad de nuestro juicio. El recorrido por la vida de Flavia Marillach es una gran fantasía, acompañada de un realismo tan demoledor que consigue cogernos de la mano con firme suavidad, adentrándonos en la cotidianidad de una niña que crece junto a nosotros y que en cada uno de los renglones nos transmite sus esforzados intentos por sobrevivir a ella misma con perseverancia y firmeza. Una historia impregnada de sentimientos, ensoñaciones, naturalidad, crudeza y belleza emocional. Un mullido espejismo que nos sumergirá en el delicado equilibrio entre la felicidad y la tragedia.

MENBUKAN

© Carmela Rufanges – COMENTAR en ‘entradas recientes’ o ‘archivos’

Menbukan fue mi primogénita. Olvidada y retomada tantas veces, que sus personajes estoy segura me guardan ese rencor de fingido desamor con el que te mira un ser querido cuando lo descuidas. Lo que no saben es que cuando me marcho apesadumbrada, les veo por el rabillo del ojo sonreírme con ternura y comprensión infinita.

Annita Freires, la protagonista, es la depositaria de una historia que no quiere ser contada, una incógnita que fusiona la fantasía con la posibilidad. Una trama de inocencia cotidiana, que avanza paso a paso hacia un camino lleno de supuestos y de seres utópicos de inagotables poderes por descubrir. El Menbukan es solo un símbolo en el que Farzana, la hija de Annita descubre su pasado, un pasado que la proyecta a un futuro inesperado, plagado de traiciones, amor, surrealismo y descubrimientos, que he intentado plasmar con una cuidada descripción de cada detalle. Una historia con un final, que abre un amplio abanico de principios.